Facebook Twitter Google +1     Admin

Más sobre una posible intervención de Japón sobre el mercado de divisas. El 31 de agosto puede haber novedades. Razonamos posibilidades y efectos para quienes tienen una hipoteca multidivisas en yenes.

20100828161402-atsushi-saito-bolsa-de-toki.jpg

El primer ministro japonés, Naoto Kan, también expresó este vienres 27 de agosto que... "teniendo en cuenta el alza del yen y la difícil situación económica, vamos a decidir el 31 de agosto nuevas disposiciones y trabajar para su aplicación".

"Soy plenamente consciente de que los movimientos excesivos en el mercado cambiario tienen consecuencias negativas para la estabilidad económica y financiera", señaló Kan. "Utilizaremos medios decisivos a su debido tiempo", agregó el político.

La Bolsa de Tokio reaccionó favorable pero tímidamente al anuncio del primer ministro: el índice Nikkei subió 61,09 puntos (+0,69%) y se situó a 8.906,48 unidades, poniendo así fin a cuatro sesiones consecutivas a la baja. Sin embargo, se encuentra debajo de los 9000 puntos y está rompiendo niveles clave de medio y largo plazo. Una semana más debajo de ese nivel y se desencadenarían  confirmaciones técnicas importantes que harían que los grandes especuladores internacionales adopten  posiciones bajistas en el mercado Japonés.

Kan juzgó que el gobierno no puede actuar en forma eficaz solo, por lo cual pidió la cooperación del Banco Central de Japón (BoJ). El primer ministro tiene previsto reunirse el lunes con el gobernador de esa institución, Masaaki Shirakawa, y dijo que espera que el BoJ "lanzará rápidamente medidas monetarias".

Uno de los mayores temores de la actual situación es que las exportaciones se vean perjudicadas ya que el yen alto quita competitividad a nivel mundial a las grandes compañías japonesas. Sin embargo, la situación mundial en general también es frágil y la intervención de Japón supondría perjudicar a otros países, entre ellos Estados Unidos, que dificlmente permita con alegría que un Estado extranjero intervenga en su moneda en estos momentos. Hay demasiadas fichas en el tablero.

Además, el alza del yen provoca una baja de los precios de las importaciones y colabora con la manutención de la deflación que afecta a Japón desde hace muchos años y contra la cual combaten las autoridades, aunque hasta ahora sin un éxito palpable. Otros piensas que es exactamente al reves, es decir, que es la deflación la que provoca la revalorización del yen para ajustar precios a nivel internacional mediante la libre fluctuación de las divisas.

"Personalmente no me gusta la idea de una intervención directa en el mercado cambiario, pero el gobierno debe actuar para detener el nerviosismo actual", había declarado el martes el presidente de la Bolsa de Tokio, Atsushi Saito (en la foto).

Ahora, tomando la palabra quienes hacemos este blog orientado exlusivamente a quienes tienen una hipoteca multidivisas y en este caso en particular a los que la tienen en yenes, tenemos que decir que una intervención material (vendiendo yenes y comprando dólares como la que ocurrió en 2004) podría hacer que el dolar suba contra el yen pero también contra el euro. Exacto, que el euro-dolar caiga y por el efecto de todo lo dicho, que el euro-yen también caiga, a pesar de que Japón gane competitividad respecto de Estados Unidos.

La situación es muy compleja. También, puede suceder que una intervención tenga un efecto neutro respecto del euro-yen, sin afectarlo, ya a la baja o al alza, por lo dicho anteriormente. Por supuesto, también lo puede hacer subir, pero no es ese el único efecto de una posible intervención.

Estamos notando estos días que hay un tibio rebote desde nivels de 106, que recorta la caída desde los 114,5 yenes por euro. Es un movimiento normal, el mercado no cae ni sube en línea recta. Ahora bien, no estamos viendo que actualmente el mercado esté descontando una posible intervención exitosa. Y más allá de todo lo dicho y de los rumores, puede que también se adopten medidas tibias o que sigamos sin que se adopte ninguna.

El abanico de posibilidades es tan grande, que, no especulamos con el hecho de una intervención. Analizaremos los posibles efectos sobre el mercado de divisas una vez que la misma se produzca. De momento, trabajamos con la hipótesis de que la tendencia es bajista en el euro-yen y de que no hay ningún signo de suelo.  De hecho, ni siquiera hay material actualmente para más que rebotes muy pequeños, que pueden durar días, pero no semanas, por lo menos no a la vista actual de los indicadores técnicos aunque es algo que la dinámica del mercado puede hacer variar en el corto plazo.

Estaremos siguiendo las alternativas de una posible intervención, tal y como lo hacemos desde hace meses, pero todas nuestras deciciones y recomendaciones son de medio y largo plazo.

Estamos a disposición de los lectores del blog que se interesen en nuestros servicios, para ampliarles en qué consisten y en la forma de trabajo. Puede informarse llamando al 691 56 37 37.

Comentarios > Ir a formulario

hipotecamultidivisa



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris