Facebook Twitter Google +1     Admin

El análisis del índice Nikkei de la bolsa japonesa sugiere próximas presiones deflacionistas. Ideas para hipotecados con multidivisa.

20100812181254-nikkei-grafico-pro-real-2.jpg

Este es un gráfico del índice más importante de la bolsa japonesa a fecha 12 de agosto de 2010, que viene desarrollando una gran figura bajista desde que rebotara en 2009. La parte más baja del precio a la izquierda, se corresponde con marzo del año anterior.

Se trata de una escala diaria en la que observamos una figura denominada "triángulo expansivo", con montañas cada vez más grandes asentadas en el soporte de los 9.000 puntos. Si ese nivel fuera roto a la baja, la proyección de las caídas nos llevaría a perforar los mínimos históricos. De allí que si eso sucede, y mojándonos decimos que sucederá, tendríamos que considerar que el mercado japonés está empezando a descontar una nueva deflación de activos, que comunmente es la manera de ajustar internamente la falta de competitividad de la moneda nipona, que se viene apreciando. Descartamos una intervención del Banco Japonés que pueda dar alivio a esa situación más que en el corto plazo, lo que siendo sabido por el BOJ, dificilmente se produzca. De producirse, sería un error como también lo fue en otras épocas.

Por su parte, estimo que el dólar americano se revalorizará sin necesidad de modificar artificialmente la paridad dolar-yen y no presioanará tanto a la moneda japonesa en lo que más le interesa a las autoridades: las exportaciones a Estados Unidos. Distinto es el caso del Euro, que será el perdedor, debilitándose y devaluándose, pero ganando competitividad interna.

Consulte sobre nuestro servicio personal de tutelaje para quienes tienen hipotecas multidivisas, un servicio exclusivo y dinámico: + info en fernandodamian72@gmail.com o con un contacto más ameno a nuestro móvil.

Comentarios > Ir a formulario

hipotecamultidivisa



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris